Die Zauberflöte (Mozart) - Teatro Campoamor

Mundoclásico, Noviembre 2011:

«La Pamina de María Eugenia Boix fue lo mejor de la noche, ella sí pudo mostrar sus mejores cualidades. El material es el de una lírica pura con muchas posibilidades y la emisión es excelente, lo que le permitió regalar el momento mágico de la velada: su aria ‘Ach, ich fühl´s. Esta aria, nada fácil, se adapta a sus cualidades de forma maravillosa, porque Boix posee una zona media-alta de gran precisión, lo que le permite dar rienda suelta a una musicalidad siempre exquisita. Las medias voces y los pianísimos fueron canónicos (sin variar la posición), y la variedad de reguladores constata una evolución óptima en ese sentido. Si a ello le sumamos su físico y desparpajo en escena, así como su generosidad con los compañeros, nos encontramos ante una cantante realmente especial, sobre todo por una ortodoxia técnica y expresiva al servicio de la música que cada vez resulta más difícil de encontrar entre sus colegas.»